Argentina y Azerbaiyán: oportunidades bilaterales y regionales

Durante 2020, además de lidiar con la pandemia mundial, Azerbaiyán recuperó su integridad territorial. Es un Estado que reúne potencial económico, amistad bilateral y una posición de centralidad geopolítica, que países como Argentina debería priorizar.

Por Paulo Botta, Coordinador de la Cátedra de Estudios de Azerbaiyán, Instituto de Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de La Plata.

La crisis global derivada de la pandemia sanitaria hará que el año 2020 se convierta en un hito central de la historia contemporánea. En el caso especial de Azerbaiyán también será recordado de manera especial por constituir el año en el que el país recuperó su integridad territorial, luego de casi treinta años de que la misma se haya visto lesionada desde el punto de vista del derecho internacional.

Así, luego de dar ese paso histórico, Azerbaiyán puede avanzar hacia el futuro utilizando todas sus potencialidades en cuanto a sus recursos humanos y materiales disponibles. La estabilidad es la base para cualquier proyecto de desarrollo.

En el caso especial de Azerbaiyán, el 2020 también será recordado de manera especial por constituir el año en el que el país recuperó su integridad territorial.

En los últimos meses, de esa manera, hemos visto como el gobierno de Bakú ha comenzado a implementar varios proyectos de infraestructura con la intención de generar un sistema de transporte multimodal que convertirá al país en un nodo regional, central para los proyectos de los corredores de transporte euroasiáticos en sentido Este-Oeste y en sentido Norte-Sur. Los proyectos que vinculan a China con Europa y al Índico con el Báltico, pasan por el Cáucaso.

La construcción del nuevo puerto de Bakú en el Mar Caspio, el establecimiento de acuerdos con las terminales portuarias de los otros cuatro estados ribereños y la apertura de la zona de libre comercio de Alat, alrededor del puerto, representan un paso significativo para brindar la infraestructura que permita atraer inversión extranjera que favorezca la diversificación de la economía azerbaiyana, que hasta el momento se ha basado en los hidrocarburos.

Este sector seguirá siendo muy importante para el país en los próximos años como lo muestran los proyectos de gasoductos denominados TANAP (Trans Anatolian Pipeline) que unen los yacimientos del Mar Caspio con Turquía, a través de Georgia, y el TAP (Trans Adriatic Pipeline) que une Turquía con Italia a través de Grecia, Albania y el Mar Adriático. Estos dos proyectos son centrales para la seguridad energética europea y cimentan los vínculos entre la región del Caspio y Europa.

En estas semanas el gobierno de Azerbaiyán ha comenzado la construcción de un aeropuerto en el distrito de Fizuli y otro en el distrito de Zangilan. Se están construyendo, reconstruyendo y modernizado la red de energía y de transporte terrestre, sentando las bases para el desarrollo de la región. Se está llevando delante de manera febril un conjunto de iniciativas destinadas a sentar las bases para el desarrollo del país, ya disfrutando de su integridad territorial.

Este proceso no debería ser ajeno a los intereses de Argentina, un país amigo de Azerbaiyán, que ha recibido el apoyo del gobierno de Bakú en los últimos treinta años, en temas tan sensibles para nosotros como nuestro reclamo por Malvinas o la reestructuración de la deuda externa.

El gobierno de Azerbaiyán ya comenzó la construcción de un aeropuerto en el distrito de Fizuli y otro en Zangilan.

El desarrollo de Azerbaiyán y del Cáucaso sur puede abrir muchas oportunidades para diversos sectores de la economía argentina. Las iniciativas de Azerbaiyán en cuanto a energías renovables (green energy) representan un ámbito que debería ser particularmente considerado. El sector farmacéutico, tanto en cuanto a medicamentos de uso humano y veterinario, así como el de hidrocarburos o el de tecnología agropecuaria, tienen importantes y reales posibilidades.

Azerbaiyán

Un punto que creo importante destacar es que la mejor manera de conceptualizar una vinculación económica a largo plazo con Azerbaiyán y la región, es la de verla no de manera exclusiva como un mercado, un lugar donde vender nuestros productos, sino verla como un ámbito donde además de vender se pueden realizar otras dos importantes actividades: En primer lugar, considerar a Azerbaiyán un nodo (hub) logístico a partir de donde llegar a regiones que hoy están casi desatendidas como en el caso de Asia Central y, en segundo lugar, como un ámbito donde se pueden desarrollar proyectos de manera conjunta, ya sea en el campo de la investigación y desarrollo, como en el de la producción para la reexportación hacia otros mercados, beneficiándose de las estructuras de integración de las cuales participa Azerbaiyán.

Así, de esta manera, es prioritario que se establezca un plan de trabajo con objetivos a mediano y largo plazo tomando como marco, por ejemplo, las reuniones que desde 2014 se realizan el Grupo de Trabajo Mixto Argentino-Azerí sobre la Cooperación Económica y Comercial.

Azerbaiyán, debería ser para Argentina, la puerta de ingreso a los mercados de los países ribereños del Mar Caspio, Asia Central e incluso aquellas regiones de China alejadas de la costa el Pacífico, ahora vinculadas por los proyectos de infraestructura denominados de manera conjunta “Nueva Ruta de la Seda”.

Azerbaiyán, debería ser para Argentina, la puerta de ingreso a los mercados de los países ribereños del Mar Caspio, Asia Central y regiones de China.

En un contexto global signado por las consecuencias de la pandemia, la búsqueda de nuevos socios y mercados resulta una prioridad para países como Argentina y la identificación de oportunidades es una tarea prioritaria. Azerbaiyán es un estado donde se reúnen las potencialidades económicas, la amistad bilateral y la posición de centralidad geopolítica. No debemos dejar pasar la oportunidad de priorizar estos vínculos.

El sector académico no debería quedar al margen de estas iniciativas, desde hace casi una década, la Cátedra de Estudios de Azerbaiyán en la Universidad Nacional de La Plata, ha realizado actividades tendientes a dar a conocer la realidad de aquel país y aquella región. Sin la construcción de conocimiento de manera directa y sin intermediarios, es imposible pensar en vínculos a largo plazo entre los estados y sus sociedades.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *