Croacia hoy: un Estado joven que continúa en pleno fortalecimiento

Croacia es un país joven. El proceso de formación del estado croata contemporáneo comenzó con la crisis del comunismo en Europa del Este a fines de 1980, el fortalecimiento de los movimientos democráticos y del sistema multipartidista. Para el pueblo croata, la lucha por la democracia también significó la lucha por el Estado croata.

Este año marca el 30 aniversario de la independencia de Croacia. Después de las primeras elecciones democráticas libres en 1990, se constituyó un nuevo Parlamento pluripartidista el 30 de mayo de 1990, y ese día se celebra como el Día de la Estadidad de la República de Croacia (Día Nacional). Tras la desintegración de Yugoslavia en 1991, las aspiraciones centenarias del pueblo croata para el establecimiento de un estado soberano e independiente se manifestaron en el Referéndum sobre la independencia el 19 de mayo de 1991, cuando el 93,24% de los ciudadanos apoyaron la separación de la República Federativa Socialista de Yugoslavia. El Parlamento croata adoptó la Declaración sobre la Proclamación de la República Soberana e Independiente de Croacia el 25 de junio de 1991, y luego, el 8 de octubre de 1991, la Decisión sobre la terminación de los vínculos legales estatales con la RFSY.

Iglesia San Marcos, en Zagreb, Croacia
Iglesia San Marcos, en Zagreb.

En los años siguientes, a través de la guerra y la agresión, Croacia luchó por su libertad y la defensa de su independencia y soberanía. A partir de agosto de 1991, los conflictos iniciales se convirtieron en una agresión directa del ejército yugoslavo y grupos paramilitares, por lo que Croacia se vio obligada a emprender una guerra defensiva, denominada Guerra de la Patria, en la que para finales de 1995 se cobró unos 14.000 soldados y civiles croatas fallecidos. Después de estas operaciones, solo la zona más amplia del Danubio a lo largo de la frontera croata con Serbia permaneció bajo ocupación (alrededor del 4,5% del territorio), que fue incluida en el sistema legal estatal croata mediante la reintegración pacífica en 1998. Esto puso fin a un difícil período de desafíos militares y políticos para Croacia (1991-1998), en el que defendió su independencia estatal e integridad territorial.

Pula es la mayor ciudad de la península de Istria.
Pula es la mayor ciudad de la península de Istria.

Pero, aunque Croacia es un estado joven en la escena política contemporánea, su historia se remonta al siglo VII cuando los croatas emigraron al territorio de la actual Croacia. En términos de historia y cultura es uno de los países europeos más antiguos -sucesor de los ducados croatas medievales del siglo IX, cuando el Papa Juan VIII le entregó en el año 879 al duque Branimir el título “dux Croatorum”. El Reino Croata fue fundado en 925, cuando el Rey Tomislav unió Dalmacia y Croacia-Panonia. A lo largo de los siglos, poderosos intereses políticos, económicos y sociales se alternaron, impregnaron e incluso chocaron en este territorio.

Después de períodos de vínculos políticos con los países de Europa central, Croacia mantuvo su soberanía nacional con una posición especial dentro de la Monarquía austro-húngara hasta su desintegración en 1918 y desde entonces Croacia ha sido incluida en el recién establecido Reino de los serbios, croatas y eslovenos, luego el Reino de Yugoslavia y después de 1945 como una de las seis repúblicas federales de la Yugoslavia socialista.

Su sistema político

Croacia es una democracia parlamentaria, una nación social, en donde la libertad, la igualdad, la justicia y el estado de derecho son los valores más altos del orden constitucional. El sistema político se basa en el principio de tres poderes separados: legislativo, ejecutivo y judicial. El presidente de la República es elegido en elecciones generales y directas por cinco años. La legislatura es el Parlamento unicameral – Sabor, cuyos miembros son elegidos por cuatro años en elecciones directas y secretas. El órgano ejecutivo es el Gobierno, que está formado por ministros encabezado por el Primer Ministro. El poder judicial es independiente y está formado por tribunales que toman decisiones basadas en la Constitución y la ley croata.

Los símbolos nacionales son la bandera y el escudo de armas: la bandera oficial consta de tres colores: rojo, blanco y azul con el escudo de armas del estado en el medio. La Tricolor comenzó a destacarse ya en 1848. El escudo de armas representa un escudo con 25 cuadrados rojos y blancos y arriba en la corona hay pequeños escudos históricos: el escudo más antiguo de Croacia y los de Dubrovnik, Dalmacia, Istria y Eslavonia.

Características geográficas  

Croacia es un pequeño país Mediterráneo y centroeuropeo, pero muchos países de tamaño reducido no pueden presumir de tanta diversidad en una superficie tan pequeña. Tiene una forma inusual de herradura, similar en tamaño a la provincia de Jujuy (56.594 km2) pero con 4.285.000 habitantes. El territorio croata incluye llanuras en el continente (entre los ríos Sava y Drava – Eslavonia), cadenas montañosas en la parte central (Lika y Gorski Kotar) y la costa del Mar Adriático (5.835 km), con más de 1.000 islas (Istria, Kvarner, Dalmacia).

Además de ser el tercer país en Europa en términos de recursos hídricos, con 49% del territorio cubierto por bosques, Croacia tiene una naturaleza particularmente preservada con cientos de especies endémicas de plantas y animales, y casi el 10% de su territorio está protegido dentro de ocho parques nacionales (más antiguo y más visitado es el de los Lagos de Plitvice), once parques naturales y dos reservas estrictas.

Parque Nacional Kornati, en Croacia
Parque Nacional Kornati, en Croacia, compuesto por 140 islas e islotes deshabitados.

Relaciones internacionales y política exterior

El reconocimiento internacional y la membresía en la ONU, en 1992 permitieron a Croacia mostrarse independiente en política exterior, que hasta mediados de la década de 1990 estuvo marcada por los acontecimientos de la guerra. En el período de 1990 a 1998, la diplomacia croata, gracias al liderazgo del presidente Franjo Tudjman y al hábil reconocimiento del cambio histórico en el sistema de relaciones internacionales, logró el objetivo más exigente: el establecimiento de la soberanía estatal plena. En el período siguiente, Croacia continuó desarrollándose en dirección euroatlántica, lo que llevó a la membresía en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea. El pueblo croata, guiado por sus raíces, tradición y cultura cristianas, siempre ha expresado su compromiso y pertenencia a la familia europea que comparte valores, objetivos y un futuro en común. Su soberanía y orientación centenaria hacia Occidente se confirma al ingresar a la Unión Europea, como último miembro, el 1º de julio de 2013.

Estamos orgullosos de la exitosa presidencia rotativa del Consejo de la UE el año pasado, con todos los desafíos y problemas que ocurrieron en ese período: la pandemia del Covid-19 y el devastador terremoto en Zagreb. Croacia fue elogiada por su rápida transición a la “presidencia digital” y por coordinar una respuesta organizada y sistematizada de los estados miembros de la UE a la crisis del COVID-19. Con la pandemia del Covid-19, el mundo se enfrentó a un desafío sin precedentes en solo unos meses, con enormes consecuencias políticas, económicas, sociales y de salud.

Croacia seguirá defendiendo el multilateralismo y actuará y promoverá sus intereses en la Unión Europea, la OTAN y la ONU. La entrada en la zona del euro, Schengen y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) son objetivos a los que la diplomacia croata concede especial importancia. Se debe enfatizar que Croacia está comprometida con una vecindad pacífica, estable y próspera, que aspira a ser miembro de la Unión Europea y la OTAN y representar los valores que ellos simbolizan.

La crisis por el Covid-19

La crisis provocada por la pandemia de Covid-19 ha demostrado hasta qué punto el mundo está interconectado, y que la cooperación y la solidaridad internacionales son la clave para superar la crisis actual. Hace poco más de un año nadie pudo imaginar en qué medida y con qué rapidez cambiaría nuestra vida.

Aunque enfrenta una tercera ola de pandemia, Croacia participa en el fortalecimiento del mecanismo COVAX como parte de los esfuerzos de la Unión Europea para ayudar a otros países con el suministro de vacunas. Por lo tanto, Croacia ha enviado donaciones de vacunas a los países vecinos, Kosovo, Bosnia y Herzegovina, Montenegro y se está preparando envío de ayuda humanitaria a la India.

Croacia tiene una larga y exitosa historia de salud pública, las medidas epidemiológicas están a un alto nivel y nos estamos preparando para la temporada de verano con los más elevados estándares de protección para nuestros huéspedes.

Esta pandemia provocó una crisis económica nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente, la pandemia no fue la única desgracia en Croacia. El daño total, de los dos devastadores terremotos que sufrió, se estima en el 82% del presupuesto estatal de este año (solo en Zagreb, la valoración es de 11 mil millones de euros).

Es crucial hoy, cuando hay una vacuna que nos da una esperanza para frenar la epidemia en los próximos meses, entrar en una fase de recuperación económica, en la reconstrucción de los daños producidos por los terremotos y el fortalecimiento ante las crisis futuras.

Estamos ante un período difícil, empezando casi desde el principio. El Gobierno ha adoptado el Plan Nacional de Recuperación y Resistencia 2021-2026, que utilizará 6,7 mil millones de euros para superar la crisis lo antes posible, en los ámbitos de la economía, la administración pública, la educación, la ciencia y la investigación, el mercado laboral y la protección social, la salud, la reconstrucción y la construcción.

Catedral de Djakovo, Croacia
La Catedral de Djakovo es el mayor edificio sacro de nueva construcción del historicismo croata.

Relaciones bilaterales entre Argentina y Croacia

Argentina está entre los primeros países en reconocer a la República de Croacia el 16 de enero de 1992, y poco después se establecieron relaciones diplomáticas entre los dos países. Las relaciones bilaterales con Argentina son tradicionalmente buenas, amistosas, no hay temas abiertos. A lo largo de los años, se han producido numerosas visitas de altos funcionarios, y la visita de la Presidenta de Croacia Kolinda Grabar Kitarovic a la Argentina, en 2018, dio un impulso especial a su profundización y fortalecimiento.

Se celebran consultas políticas bilaterales con regularidad, se implementan los acuerdos bilaterales existentes y se negocian otros nuevos en diversas áreas. La colaboración exitosa también se lleva a cabo en el campo del intercambio cultural, científico, educativo e interuniversitario (existen dos lectorados de idioma croata, uno en la UBA y otro en Rosario).

El intercambio económico y comercial es modesto, a pesar del interés y las oportunidades. Una de las razones es sin duda la distancia y el mutuo desconocimiento del mercado. Pero hay muchos potenciales de cooperación en el campo de la industria química y farmacéutica, la ingeniería mecánica, la industria alimentaria, la industria de la madera (roble de Eslavonia), la industria militar y de defensa, la industria de las tecnologías de la información, el turismo, y el uso de los puertos croatas para la exportación de productos argentinos al mercado europeo.

Gracias a los esfuerzos de la Cámara Argentino-Croata de Industria y Comercio, CACIC para fortalecer la cooperación económica con los empresarios croatas, últimamente ha habido un creciente interés e iniciativas concretas.

Antes de la pandemia, los turistas argentinos y los operadores turísticos, estaban muy interesados en organizar visitas a Croacia, que lo reconocieron como un hermoso país con belleza natural, hermosas playas, numerosas islas, excelente comida y gente hospitalaria. Esto se debe en parte a nuestro éxito en la Copa Mundial 2018, pero la popularidad ha crecido también gracias a la exitosa serie The Game of Thrones, que se filmó mayormente en Dubrovnik, uno de los centros históricos y turísticos más importantes de Croacia. En la Época Medieval, como República de Dubrovnik, era la única ciudad-estado de la costa oriental del Adriático, que competía con la República de Venecia. Esta ciudad renacentista está incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, junto con varios otros monumentos culturales croatas: el antiguo núcleo de Split con el Palacio Diocleciano, la basílica paleocristiana de Eufrasia en Porec, el núcleo románico de Trogir, la catedral renacentista de Šibenik y otros.

Colectividad croata

Es difícil determinar el número exacto de croatas y sus descendientes, que ya son de tercera, cuarta y quinta generación, aunque las estimaciones son alrededor de 250.000. Está en proceso un proyecto “Primer Censo Digital de los croatas y sus descendientes en Argentina”, organizado por miembros de la diáspora y por iniciativa de sus representantes en el Consejo del Gobierno croata para los croatas fuera de Croacia, bajo el auspicio de la Embajada de Croacia. Se invita a los miembros de la comunidad de emigrantes croatas a responder en el mayor número posible.

Los descendientes de croatas en Argentina todavía hablan croata en gran medida y no están tan asimilados como en otros países de América del Sur. Hay una conciencia muy alta de pertenencia al pueblo croata, la tradición y la herencia cultural se transmiten de generación en generación. Comunidades, asociaciones, clubes, hogares croatas están bien organizados en todos los puntos de Argentina donde hay muchos grupos de danza y canto, orquestas de tamburas. En Buenos Aires la Escuela de idioma croata reúne a niños de diversas edades, con un maestro de Croacia. Últimamente, hay un interés creciente en adquirir la ciudadanía croata, ya que de acuerdo con la nueva Ley croata no existen más restricciones generacionales y no se requiere tener conocimiento del idioma.

Muchos clubes y asociaciones de la colectividad croata reciben apoyo financiero de la Oficina Estatal del Gobierno de Croacia para los croatas fuera de Croacia, para los proyectos que promueven y preservan la identidad cultural, las costumbres, las tradiciones. Además, en Croacia se organiza un curso de croata, el Croaticum, para la diáspora croata en el mundo y la mayoría de los participantes son de Argentina. La Oficina Estatal también coordina el desarrollo de un paquete de medidas para fomentar el retorno, facilitando la adquisición de ciudadanía y la inclusión en la sociedad croata.

Islas Brijuni, Croacia
Las Islas Brijuni se encuentran situadas en la costa occidental de Istria.

Croatas que cambiaron el mundo

Croacia le ha dado al mundo grandes nombres, personas que la hicieron conocida, como por ejemplo, Ruder Boškovic (siglo 18.), jesuita, matemático, astrónomo, filosofo, diplomático y poeta, se distinguió por la teoría de la atomística como uno de los físicos más eminentes y un cráter de la Luna recibió su nombre. Después, el gran visionario, científico e inventor Nikola Tesla, el creador de la primera central hidroeléctrica en las Cataratas del Niágara, del sistema de transmisión de energía eléctrica, del motor eléctrico que se encuentra en casi todos los electrodomésticos, entre muchas otras. También el famoso escultor Ivan Meštrovic, cuyas obras adornan muchas ciudades en el mundo. Sobre Meštrovic, el famoso escultor francés, Augusto Rodin, dijo: “Él es el mayor fenómeno entre los artistas”. Algunos han dejado una huella imborrable aquí en Argentina: Nikola Mihanovic, el fundador de la flota mercante naval argentina, arquitecto Josip Markovic, quien diseño edificios residenciales, industriales y públicos, Juan Vucetic, quien desarrolló la dactiloscopia y muchos otros.

Como también: el bolígrafo Penkala, el paracaídas, el torpedo, la lámpara de mano Maglite, el coche eléctrico más rápido de Rimac, entre otras, son todas obras de inventores croatas.

Informe: Embajada de Croacia en la Argentina

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *