Entrevista a Alain Bergant: “Me gustaría acercar Eslovenia al público argentino”

Por Norma Martínez Hóneker / Cary Macena

-A casi 30 años de aquella famosa y pionera declaración de la independencia eslovena del 25 de junio de 1991; y luego de adherir al Consejo de Europa, a las Naciones Unidas, a la Unión Europea, a la Ocde, entre otros foros regionales y mundiales… ¿Cómo ven hoy los eslovenos su vida republicana a lo largo de todo este tiempo? ¿Cuál es su opinión respecto de los pasos institucionales de Eslovenia en el contexto global? 

-Debido a su historia, ubicación geográfica y tamaño, Eslovenia y su población son conscientes de la importancia de la cooperación y la integración internacional. Poco después de la independencia, logramos avanzar considerablemente en esa dirección y hoy Eslovenia es un orgulloso miembro de diversas organizaciones internacionales y regionales que tienen un impacto en nuestra vida diaria. Quizás lo más notable para nuestros ciudadanos sea la pertenencia a la Unión Europea: el ser parte del espacio Schengen nos facilita realizar negocios y viajar, existen numerosos fondos disponibles, gracias al EUR, la moneda en común de la EU y que Eslovenia adoptó en enero de 2007, ya casi no pensamos en cambios de divisas, etc.

La movilidad es una pieza fundamental del proyecto europeo y es por eso que debo destacar la importancia del programa de intercambio estudiantil Erasmus+, que promueve el estudio, la práctica, la enseñanza y el voluntariado en el exterior. Cada vez más estudiantes eslovenos deciden viajar al extranjero para continuar sus estudios. Los principales destinos son Alemania, Austria, España, Portugal, República Checa y Francia, dentro de la UE, y Serbia, Rusia y China, fuera de la UE. En este programa impulsado por la UE, y en el que Eslovenia participa desde 1999, nuestro país ha ganado notoriedad en la última década. En la Embajada, también estamos trabajando para promover el intercambio de estudiantes con Argentina y una cooperación más estrecha entre nuestras instituciones académicas. En este sentido, puedo poner como ejemplo el convenio de cooperación firmado este año por la Facultad de Economía de la Universidad de Liubliana y la UCEMA en Buenos Aires.

Las encuestas de opinión pública en Eslovenia muestran una mejora en la imagen de la UE, su reputación positiva, y en el grado de confianza que genera dentro de la sociedad eslovena. Estos análisis también han demostrado que, a través de los años, el concepto de pertenencia a la comunidad europea se fortalece cada vez más, lo que sin duda es un claro indicador del apoyo al proyecto europeo. El 1º de mayo del presente, celebramos el 17º aniversario de la adhesión de Eslovenia a la UE y el 9 de mayo, junto con la Delegación de la UE en Buenos Aires y otros países de nuestra acreditación, participamos en numerosas actividades por el Día de Europa. A su vez, el 25 de junio, Eslovenia celebrará el 30º aniversario de su independencia.

Desde que logramos la independencia, el poder adquisitivo de las personas ha aumentado y el tiempo de trabajo que se requería para comprar ciertos bienes ha disminuido (en algunos casos hasta dos tercios). El PBI es más que cuatro veces más alto que el de 1990. Por medio de la cooperación en las distintas instituciones europeas, en las que el esloveno es una de las 24 lenguas oficiales, los eslovenos tienen la oportunidad de participar tanto en la creación de nuevas políticas como en la actualización de las ya existentes. Cada vez son más los extranjeros y ciudadanos de origen esloveno los que deciden aprender nuestro idioma. El esloveno se enseña en 25 países con cátedras en 61 universidades, incluidas la Universidad de Buenos Aires y La Plata, así como en las Universidades Católica y Nacional de Córdoba.

Me gustaría enfatizar que las organizaciones internacionales y regionales son el fruto del trabajo de sus miembros, y en tal carácter, Eslovenia también es corresponsable de configurar la agenda de estas instituciones. Eslovenia es miembro de la ONU desde 1992, OCDE, la organización de los países económicamente más desarrollados del mundo, desde 2010, y miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desde 2004.

-La representación de Eslovenia en la Unión Europea, trátese del Parlamento Europeo, Consejo de la UE, Presidencia del Consejo, Comisión Europea, Comité Económico, etcétera… le ha dado a su país un importante grado de participación en ese bloque regional y desde ese bloque al mundo… ¿Cuáles han sido los lineamientos generales de la política exterior eslovena, acorde con ese importante protagonismo?

-Así es, Eslovenia tiene sus propios representantes en las instituciones de la Unión Europea. En primer lugar, me gustaría resaltar el papel del Comisario europeo Janez Lenarčič, responsable de la gestión de crisis y que lleva adelante un excepcional trabajo durante la pandemia Covid-19 en la que nos encontramos. En esta región, quizás es más reconocido por su labor en el contexto de la crisis migratoria venezolana.

Eslovenia posee ocho miembros en el Parlamento Europeo. Dentro del Consejo Europeo, el presidente Janez Janša representa a Eslovenia, y diversos representantes gubernamentales participan en las reuniones que se llevan a cabo. Asimismo tenemos miembros eslovenos en el Comité Económico y Social, el Comité Europeo de las Regiones, el Banco Central Europeo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, etc. Por supuesto, no debo olvidar el papel de los ciudadanos eslovenos que trabajan en estas instituciones, y que, junto con ciudadanos de otros países de la UE, contribuyen a la formulación de políticas de forma que aporten un valor agregado en especial a todos los Estados miembro, incluida Eslovenia.

La coordinación en la Unión Europea es un trabajo diario, incluso en el ámbito de la política exterior, cuyo principal representante es el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el exministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell. No sería 100% correcto decir que la política exterior eslovena se ha adaptado a la de la UE sino que, precisamente porque los valores y las políticas de la UE se corresponden con los que profesa Eslovenia, es que nuestro país decidió unirse a la UE. Hoy, a través de nuestra membresía y gracias a la experiencia y conocimiento que poseemos, Eslovenia contribuye significativamente a la creación de las posiciones en diversas áreas. Entre estos ámbitos, mencionaría los Balcanes Occidentales, la Política de Vecindad de la Unión Europea, los derechos humanos, el medio ambiente, el agua, etc. La diversidad de conocimientos, experiencias y capacidades de los Estados miembro de la UE enriquece nuestros debates y permite que las posiciones comunes sean nuestra brújula y guía. El lema de la Unión Europea “Unidos en la diversidad”, lanzado en 2000, habla por sí mismo de como los países europeos nos unimos para lograr una paz y prosperidad duraderas, al tiempo que nos enriquecemos con la diversidad de nuestras culturas, tradiciones e idiomas.

-Sobre la base del Programa Trío de Presidencias del Consejo de la UE, Alemania, Portugal y Eslovenia, a razón de un semestre por cada país, vienen coordinando desde el 2020 distintas actividades que garanticen una acción política conjunta, emulando aquel otro histórico, inaugural y mismo trío de presidencias en 2007/2008… ¿En qué situación de acciones y resultados fehacientes se encuentra hoy el Consejo con respecto a la Pandemia; visto no solamente desde la perspectiva sanitaria, sino también desde la mirada puesta sobre una economía sumamente afectada por el Covid -19?

-Hoy, la presidencia es ligeramente diferente a la de 2008, ya que en estos años, entre otras cosas, se adoptó el Tratado de Lisboa. Como Embajador en Skopie, la capital de Macedonia del Norte, tuve el honor de presidir y coordinar todas las reuniones durante la primera Presidencia del Consejo de la UE de Eslovenia. Hoy, en el caso de Argentina, este papel lo lleva a cabo la Delegación de la UE en Buenos Aires, encabezada por mi querida colega, la Embajadora Aude Maio-Coliche.

La diferencia entre la primera y la segunda presidencia eslovena es que, la del 2008, fue la primera Presidencia de la UE asumida por uno de los nuevos Estados que ingresaron en 2004-2007, lo que sin duda influyó en la actitud de los observadores externos hacia su mandato. Ahora presidirá con 17 años de historia como miembro de la Unión, por lo que, desde este punto de vista, las expectativas son más altas. En cualquier caso, Eslovenia está feliz de estar nuevamente en un trío con Alemania y Portugal, con quienes continuamos nuestra excelente cooperación.

La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestro mundo y, después de casi un año y medio sumidos en esta situación, ciertamente no necesito explicar cómo se modificaron nuestras vidas y como nos acostumbramos a esta nueva realidad. Desde los inicios de la pandemia, la Unión Europea comenzó a modificar ágilmente sus políticas y a construir nuevos programas para ayudar no solo a nuestros ciudadanos, sino también a la población mundial para que, todos juntos, podamos superar la crisis lo antes posible. En la actualidad, la pandemia es una constante en nuestras conversaciones en Bruselas y su papel se tiene en cuenta para todo nuevo proyecto, como por ejemplo las conclusiones sobre la respuesta a la pandemia de Covid-19 en el sector energético de la UE. No solo nos involucramos en los temas de salud, acceso equitativo, distribución y suministro de vacunas y equipo médico, investigación, sino también en la economía, social y demás. La UE es activa y solidaria a nivel mundial, por lo que a través de Team Europe somos uno de los mayores donantes de vacunas Covid-19 a través del mecanismo COVAX. A su vez, la UE ha pedido la adopción de un tratado internacional sobre prevención y preparación para pandemias.

Dentro de la UE, el más notable es sin duda el plan “Next Generation EU”, un plan económico para Europa que proporcionará 750.000 millones de euros en fondos de recuperación. Los recursos de este mecanismo de recuperación y resiliencia se asignarán a los Estados miembros para abordar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, la transición hacia un mundo verde y digital y una mayor sostenibilidad. El marco financiero plurianual de la UE para 2021-2027 también contribuirá de manera significativa. La pandemia de COVID-19 también encabezó las discusiones en la recién concluida Cumbre Social de Oporto, organizada por la Presidencia portuguesa del Consejo de la UE y en la que se adoptó una resolución sobre cuestiones sociales.

-A partir de Julio 2021 ¿Qué podemos esperar como idea general de la próxima Asunción de Eslovenia a la Presidencia del Consejo de la UE?

-Después de Croacia, Alemania y Portugal, Eslovenia será el cuarto miembro en ocupar la presidencia durante la pandemia de Covid-19. Es demasiado pronto para predecir cómo afectará la pandemia a la presidencia eslovena. De hecho, planificar la presidencia es una tarea desafiante por la incertidumbre pandémica.

Como ya se mencionó, Eslovenia está en el trío junto con Alemania y Portugal. Juntos, hemos adoptado el programa de 18 meses de las tres Presidencias, que destaca las siguientes prioridades: abordar los efectos de la nueva pandemia de coronavirus, restaurar el funcionamiento normal de las sociedades europeas y restaurar las economías. Las medidas mencionadas anteriormente son sin duda un paso importante hacia el cumplimiento de estas prioridades.

Se prevén medidas para promover un crecimiento sostenible e integrador, teniendo en cuenta la transición hacia una economía verde y la transformación digital. Una de las tareas será también mejorar la resistencia de Europa a las crisis y diseñar planes de contingencia como pandemias, ciberataques globales y presión migratoria. Entre las prioridades de la política exterior se encuentra una política ambiciosa hacia la vecindad oriental y meridional, que reafirma la perspectiva europea de los Balcanes occidentales. Eslovenia apoya firmemente el proceso de ampliación de la UE con los países de los Balcanes Occidentales, cuando cumplan los criterios de adhesión para ser miembros de pleno derecho.

Cada presidencia también tiene su propio programa de seis meses, que incluye prioridades y así llamada agenda heredada. Las prioridades para Eslovenia se derivan de las tendencias y de la situación actual, por lo que se confirman formalmente justo antes del comienzo de la presidencia. Permítanme mencionar que estamos pensando principalmente en las cuestiones de la resiliencia, la renovación económica con la transición digital y verde, el estado de derecho y el modo de vida europeo, y una UE segura que sea un socio confiable en la vecindad y en el mundo. También prestaremos especial atención a la educación, la ciencia, la investigación y la innovación. Además organizaremos varios eventos de alto perfil, incluida la Cumbre informal UE-Balcanes Occidentales, que se espera que tenga lugar en octubre. Con la excepción de las reuniones de ministros de Asuntos Exteriores, todas las reuniones en las nueve configuraciones restantes del Consejo de la UE, como durante la primera presidencia eslovena, estarán presididas por ministros o secretarios de Estado eslovenos.

Con motivo del Día de Europa de este año, que conmemora la idea de unir países en la Unión Europea, se inició la Conferencia sobre su futuro, que se prevé que dure un año, es decir, durante toda nuestra Presidencia, y finalice durante la Presidencia francesa. La Conferencia sobre el futuro de Europa es una serie de debates dirigidos por ciudadanos. Permitirán que personas de toda Europa compartan sus ideas y ayudarán a dar forma a nuestro futuro común bajo el lema “Junto con los ciudadanos por la democracia: creando una Europa más resiliente”.

En la región latinoamericana, sin duda, prestaremos atención a los esfuerzos para concretar negociaciones y firmar acuerdos modernizados con Chile y México, y el acuerdo con Mercosur.

-Como especialista en derecho internacional y diplomacia, habiendo ocupado diversos cargos en distintos países y teniendo en cuenta su experiencia como embajador… ¿Cuáles son sus ideas y perspectivas respecto de las relaciones bilaterales entre Argentina y Eslovenia? ¿Qué espera poder lograr en el corto y mediano plazo a ese respecto? ¿Desde qué temáticas y rubros de intercambio mutuo se encuentra la posibilidad de cooperación entre ambos países?

-Durante mi mandato en la Argentina, deseo continuar y fortalecer las tradicionalmente buenas relaciones bilaterales con Argentina, así como con los países que cubrimos de manera no residente desde Buenos Aires; Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. En marzo de 2021, planificamos la visita del Ministro de Relaciones Exteriores, dr. Anže Logar a la región, pero lamentablemente fue pospuesta debido a la pandemia. Quiero prestar especial atención a la diplomacia económica y ahora mismo estamos en proceso de constituir la Cámara de Comercio Esloveno-Argentina, que pasará a formar parte de la Asociación de Cámaras de Comercio Europeas (Eurocámara Argentina), con sede en Buenos Aires.

Queremos mejorar las áreas en las que trabajamos bien juntos. Aquí destacaría los derechos humanos en particular, donde compartimos bastantes prioridades comunes con Argentina, por ejemplo los derechos de las personas mayores, las mujeres y los niños. Ciertamente, se ofrecen nuevas oportunidades en los campos de la ciencia, la inteligencia artificial, la economía circular, las energías renovables y las tecnologías verdes donde, además de la cooperación a nivel nacional, también nos gustaría probar las posibilidades de cooperación con las provincias argentinas. También estamos fortaleciendo la diplomacia parlamentaria y se está estableciendo un Grupo de Amistad con Eslovenia en el Congreso argentino. El Grupo de Amistad con Argentina opera en el Parlamento esloveno.

Este año también estamos planificando tres grandes proyectos culturales –una exposición del patrimonio cultural inmaterial de Eslovenia–, y dentro de la presidencia del Consejo de la UE, el proyecto “Bibliotecas bajo los árboles” y Europe Readr y una exposición de diseño industrial creativo esloveno. Las modalidades para implementarlas dependerán sin duda de la situación epidemiológica, pero deseo encarecidamente que los proyectos estén tan ampliamente disponibles para el público como sea posible.

Un aspecto extremadamente importante para nuestra embajada es la gran comunidad eslovena en Argentina, con la que nos reunimos y cooperamos regularmente, y también les ofrecemos asistencia dentro de la sección consular de nuestra embajada. Se trata de una comunidad grande, según la estimación de la embajada de alrededor de 31.000 eslovenos y descendientes, que mantiene estrechos contactos con la patria, nuestra cultura, tradiciones e idioma. A 12.000 kilómetros de Eslovenia, esto es un placer especial para nosotros y por eso estamos felices de cooperar con las asociaciones en sus actividades. Así, el 25 de junio de este año, en el 30º aniversario de la proclamación del estado, en cooperación con nuestra Embajada en Brasilia, organizaremos una celebración virtual conjunta para los eslovenos y amigos de Eslovenia en toda la región sudamericana e incluirá a todos nuestros cónsules honorarios, cámaras de comercio, asociaciones que sin duda nos sorprenderán con una rica programación cultural e invitados especiales.

En conclusión, me gustaría acercar Eslovenia al público argentino. Para muchos, un país pequeño en la superficie, pero abierto y con un gran corazón en el centro de Europa. Representa una verdadera perla del turismo boutique, que a través de su marca nacional “I FEEL SLOVENIA” se presenta como un destino verde, activo y saludable. En 2021, también fue la región gastronómica europea. En 2016, nuestra vibrante capital Ljubljana es la capital europea verde. Todo esto es sin duda solo un complemento de las bellezas naturales que uno puede explorar en Eslovenia: desde los lagos Bohinj y Bled, que reflejan las imágenes del paraíso bajo los Alpes, la ciudad costera medieval de Piran con arquitectura veneciana, la cueva de Postojna –conocida mundialmente y más visitada. Ljubljana– el centro económico, político y cultural de Eslovenia, la zona vinícola de Goriška brda, los centros de esquí, parques naturales o balnearios, las zonas kársticas con nobles caballos blancos Lipizzanos, el valle verde esmeralda del río Soča, numerosos castillos e iglesias medievales, hasta lugares turísticos quizás menos conocidos como Otočec, Jezersko o las cuevas de Škocjan. El Malbec argentino no tiene competencia, pero la vid más antigua del mundo se encuentra en Maribor, la segunda ciudad eslovena más grande. Con todo esto en mente, quiero invitar a los lectores a visitar la mágica Eslovenia cuando la situación sanitaria mejore. Cuando los viajes vuelvan a ser seguros, seguramente no se arrepentirán de visitar Eslovenia y con mucho gusto regresarán y explorarán los lugares de interés, los secretos y las bellezas de nuestra Eslovenia junto con amigos. Por otro lado Eslovenia también puede ser un buen punto de partida para conocer a nuestros amistosos países vecinos: Austria, Croacia, Italia y Hungría.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *