Martina Diaz - 28 de enero 2021

¿2021 SERÁ EL AÑO EN QUE EL SUMO PONTÍFICE DE LA IGLESIA CATÓLICA VISITE IRAK POR PRIMERA VEZ?

El patriarca de la Iglesia Caldea, Cardenal Louis Sako, aseguró que los preparativos del viaje continúan con normalidad. Está previsto que la visita, suspendida previamente a causa del covid-19, sea del 5 al 8 de marzo.

La peregrinación del Papa Francisco por Iraq se anunció a principios del pasado diciembre, pero se había puesto en duda su realización por el aumento de los casos de covid-19 y de la violencia política en el país.

 
No obstante, el Cardenal Sako realizó una entrevista asegurando que los preparativos del viaje continúan con normalidad. El viaje se realizará entre el 5 y el 8 de marzo. Los lugares que visitará el Sumo Pontífice serán: Bagdad -donde oficiará una misa en una Iglesia atacada en 2010-, la llanura de Ur -donde participará de una oración interreligiosa con dignatarios chiitas, sunitas, yazidíes y sabeos-, la ciudad de Erbil, así como Mosul y Qaraqosh en la llanura de Nínive.

A su vez, se reunirá con el gran ayatolá Alí Sistani, la máxima autoridad chiita de Irak, dos años después de un acercamiento con el gran imán sunita de Al-Azhar. Este encuentro tendrá lugar en la ciudad santa para los chiitas, Nayaf.

El Cardenal Sako, realizó un ayuno durante 3 días, bajo el lema “Resurrección de Nínive”, pidiendo que el viaje pueda realizarse como está previsto. Dicha práctica consiste en abstenerse de ingerir alimentos hasta el mediodía o la noche y la participación diaria en los servicios y la Eucaristía.

“En nuestra Iglesia este ayuno de tres días es muy importante, tiene casi el mismo significado que la Cuaresma. Está relacionado con la historia de Irak. Hubo una gran epidemia en el siglo VIII y el entonces patriarca Ezequiel anunció un ayuno de tres días al pueblo de Nínive para que la plaga terminara. Hoy estamos en una situación similar debido a la pandemia de coronavirus", fueron las palabras del Cardenal.

Agregó, además, que “Esta es una buena oportunidad para intensificar nuestras oraciones, pedir la salvación de una pandemia, así como la conversión a la hermandad, superando los fundamentalismos, renunciando a la violencia y mostrando solidaridad con todos. De hecho, la gente reza mucho durante este tiempo. Nuestras iglesias están llenas”.

En paralelo, desde el 17 de enero, en la Iglesia Caldea se comenzó a realizar un rezo con el mismo objetivo: “Señor, nuestro Dios, concédele al Papa Francisco salud y prosperidad para que pueda llevar a cabo con éxito esta tan esperada visita. Bendice sus esfuerzos por fortalecer el diálogo y la reconciliación fraternal y por crear confianza, consolidar los valores de la paz y la dignidad humana, especialmente para nosotros los iraquíes, testigos de acontecimientos dolorosos que nos han conmovido”.

Según el Cardenal, la visita de Francisco “nos traerá dos cosas: consuelo y esperanza, que hasta ahora se nos han negado”. Es necesario destacar que, en Irak, menos del 1% de la población es cristiana mientras que en 2003 dicho numero era de 6%; la disminución se debe al exilio y la violencia que azotan al país desde hace décadas.   

Volver a noticias