16 de noviembre 2020

CELEBRAMOS LA FUNDACIÓN DE LA UNESCO: 75 AÑOS CONSTRUYENDO PAZ

El 16 de noviembre de 1945 finalizó la Conferencia Internacional donde se estableció la Constitución de la Organización; esta se basa en la idea: “puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Cultura y la Ciencia (UNESCO), se constituyó por la labor de los Aliados, ganadores de la Segunda Guerra Mundial, dentro del sistema de las Naciones Unidas. Su objetivo era reconstruir los sistemas educativos de los países sumamente afectados por la generalizada destrucción producto del conflicto armado.

El 16 de noviembre de 1945, se vota durante una conferencia de las Naciones Unidas, la fundación de la UNESCO resultando victoriosa con un total de 37 países a favor. De esta manera, se procedió a firmar su Constitución, la cual entró en vigor el 4 de noviembre de 1946. Dicho documento comienza con la perspectiva que motiva todo su accionar: “puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”. 

En este sentido, afirma que: “una paz fundada exclusivamente en acuerdos políticos y económicos entre gobiernos no podría obtener el apoyo unánime, sincero y perdurable de los pueblos, y que, por consiguiente, esa paz debe basarse en la solidaridad intelectual y moral de la humanidad”. 

Por este motivo, la UNESCO, que hoy cuenta con 193 Estados miembro, detalla que su objetivo es “establecer la paz mediante la cooperación internacional en materia de educación, ciencia y cultura”. Así, trabaja para garantizar el acceso a la educación de calidad de todos los niños, jóvenes y adultos, promover el patrimonio cultural y la igualdad entre las diversas culturas del mundo y ayudar a los países para que se gestionen mecanismos de libre circulación de las ideas e intercambio de conocimientos.

Para alcanzar el primer objetivo mencionado, la Organización coordina la Agenda de Educación Mundial 2030 en el marco del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible: Educación de calidad bajo la concepción de que esta permite una movilidad socioeconómica ascendente. Según los datos que provee la ONU, “alrededor de 260 millones de niños aún estaban fuera de la escuela en 2018; cerca de una quinta parte de la población mundial de ese grupo de edad. Además, más de la mitad de todos los niños y adolescentes de todo el mundo no están alcanzando los estándares mínimos de competencia en lectura y matemáticas”. Como resultado había un gran camino por recorrer, pero a causa de la pandemia de Covid-19, la problemática se agravó considerablemente ya que alrededor del 91% de los estudiantes del mundo se vieron afectados por el cierre temporal de las instituciones educativas. En línea con esto, “369 millones de niños que dependen de los comedores escolares tuvieron que buscar otras fuentes de nutrición diaria”, detalla la Organización de las Naciones Unidas. 

Por otro lado, con respecto a la cultura, la UNESCO la considera como un factor que “tiene el poder de transformar las sociedades”. De ahí, la relevancia del patrimonio que permite la unión de los pueblos, pero, al mismo tiempo, la cooperación entre las naciones es clave para el desarrollo económico, social, sostenible y sustentable. Entonces, la UNESCO trabaja día a día fomentando una paz duradera entre las naciones, que resulta la clave para un mundo mejor para todos.

Read more ...