29 de Octubre 2020

INTERRUPCIÓN TOTAL DE LAS 407 SUCURSALES DE WESTERN UNION EN CUBA

La principal compañía utilizada para enviar remesas desde Estados Unidos a Cuba, Western Union (WU), dará por finalizada su actividad en la isla a causa de las sanciones de Washington hacia el gobierno de La Habana.

El cierre de las operaciones en Cuba fue anunciado por FINCIMEX, la empresa cubana que maneja el envío de dinero desde EE.UU. En un comunicado expresó que los 407 puntos de pago ubicados en la isla "serán interrumpidas totalmente" a causa de las nuevas restricciones impuestas por el gobierno de Donald Trump. El cese de la actividad será a partir del próximo 27 de noviembre.

En dicho documento expresa: "La inclusión de FINCIMEX en la lista de entidades restringidas del Departamento de Estado de EE.UU. el pasado mes de junio, y las modificaciones anunciadas por el Departamento del Tesoro a las regulaciones para el control de activos cubanos el viernes 23 de octubre, impedirán las remesas a Cuba a través de compañías estadounidenses con licencias generales".

A su vez aclara que “recae en el Gobierno norteamericano la responsabilidad por la interrupción del servicio de remesas entre los dos países”, afirmando que frente a las nuevas medidas del gobierno estadounidense se perjudica “al pueblo cubano y a sus familias en EE.UU”.

Antes de la pandemia, el flujo de divisas a la isla llegaba muchas veces a través de medios informales, por ejemplo, eran llevados directamente por los familiares. Sin embargo, las restricciones actuales a causa del Covid-19, no solo impiden dichos viajes sino que también imposibilita una de las principales fuentes de ingresos de Cuba, el turismo.

En este contexto, WU adquirió un papel clave en el envío de remesas desde el país norteamericano a la isla debido a que es la única empresa que tramita formalmente dichas transacciones.

 Si bien el gobierno de Donald Trump tiene un historial de adoptar presiones económicas como, por ejemplo, cuando decidió vetar todos los vuelos comerciales a Cuba, excepto a La Habana, esta nueva medida es adoptada a una semana de las elecciones presidenciales, en la cuales hay un alto grado de incertidumbre respecto a quien resultará victorioso. 

Por este motivo, dicha disposición difícilmente puede separarse de las intenciones del candidato republicano de cooptar los votos de los cubanos conservadores, residentes principalmente en el Estado de Florida, una circunscripción clave en los comicios. Al mismo tiempo, muestra su posición diametralmente opuesta a la seguida por el anterior presidente estadounidense Barack Obama quien mantuvo una política de acercamiento, relajando los diferentes embargos y fortaleciendo los lazos bilaterales. Incluso en 2016 pasó a ser el primer Jefe de Estado en visitar la isla desde 1928. 

No existen cifras oficiales respecto al monto de remesas que las familias envían a Cuba; sin embargo, algunos expertos, citados por Infobae, estiman que representan unos 3.500 millones de dólares anuales.