7 de Octubre 2020

Líderes africanos levantan sanciones contra Malí

La CEDEAO decidió eliminar las sanciones impuestas a Malí tras el golpe de Estado ocurrido el pasado 18 de agosto. 

 En un comunicado, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), compuesta por 15 naciones, dijo que "los jefes de Estado y de gobierno han decidido levantar las sanciones" demostrando el apoyo del bloque regional al nuevo gobierno de transición del país. La medida se debe a los "avances significativos" en el retorno del país a la democracia, en referencia al nombramiento de civiles para liderar el gobierno de transición. 

 La CEDEAO pronunció inicialmente que el levantamiento de las sanciones dependía del nombramiento de civiles para ocupar los puestos de liderazgo provisional, por parte de la junta. Especialmente, tras la designación del presidente interino Bah Ndaw de un civil sin antecedentes militares para ocupar el cargo de Primer Ministro, el diplomático Moctar Ouane. Sin embargo, el líder de la junta, el coronel Assimi Goita, permanece como vicepresidente.

 "Teniendo en cuenta los notables avances logrados hacia una normalización constitucional y el apoyo al proceso, los jefes de Estado han decidido levantar las sanciones a Malí y han pedido a los socios que apoyen a Malí", dijo el comunicado, firmado por el presidente de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

 Esta decisión regional se da tras los anuncios del pasado lunes, donde el Primer Ministro Moctar Ouane designó 25 ministros, cuatro de ellos oficiales militares. Dichos cargos son los Ministerios de Defensa, Seguridad, Administración Territorial y Reconciliación Nacional. Los movimientos armados del norte que firmaron el acuerdo de paz de 2015 ingresaron al gobierno por primera vez con dos carteras ministeriales: los miembros de los grupos tuareg recibieron los Ministerios de Agricultura y Pesca, así como de Juventud y Deportes, mientras que los grupos pro-Bamako también recibieron puestos. 

Además, el movimiento que encabezó las protestas que culminaron con el golpe recibió tres puestos ministeriales. 

  La CEDEAO también pidió a las autoridades de transición que liberaran a todos los detenidos arrestados desde el golpe del 18 de agosto, cuando el presidente electo democráticamente Ibrahim Boubacar Keita se vio obligado a renunciar después de que la junta rodeó su casa y disparó al aire.

 El golpe ocurrido el 18 de agosto, se produjo después de meses de protestas contra Keita por el empeoramiento de la situación de seguridad en el país, el malestar económico crónico y presuntas malas prácticas electorales.

 Malí ha mantenido un conflicto de ocho años que comenzó como un movimiento separatista en el norte, pero pronto se convirtió en una multitud de grupos armados compitiendo por el control en la región central del país. La inseguridad se ha extendido a los vecinos Burkina Faso y Níger aumentando las tensiones entre los grupos étnicos.

Volver a noticias