LA UE IMPONE SANCIONES A FUNCIONARIOS DE LA INTELIGENCIA MILITAR RUSA

La comunidad política europea tomó la decisión de imponer sanciones a ciertos funcionarios rusos como respuesta al envenenamiento del líder de la oposición Alexei Navalny el pasado agosto. 

Alemania y Francia propusieron las medidas durante la reunión del pasado lunes de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, desarrollada en Luxemburgo. En esta se hacía énfasis en tomar acciones al respecto frente a funcionarios rusos por el envenenamiento de Alexei Navalny debido a que este acto no podía “permanecer sin consecuencias”, según afirmó el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas. 

Entre las disposiciones que se acordaron se dispuso el congelamiento de activos y la prohibición de viajar a varios funcionarios que forman parte de la inteligencia militar rusa. Es importante aclarar que dichas sanciones serán revisadas por expertos legales de los 27 estados de la UE antes de entrar en vigor. 

 Por su parte, la Canciller rusa, María Zajárova, expresó: "denota la categórica falta de voluntad de París y Berlín para tener en cuenta los hechos, que han sido presentados repetidamente por los representantes rusos". Refiriéndose a las medidas del bloque europeo Zajárova lamentó que "los Gobiernos de Alemania y Francia ahora hayan pasado a las amenazas e intentos de chantaje". 

Alexei Navalny, abogado y miembro del partido “Rusia del Futuro”, empezó a sentirse mal a bordo del vuelo que lo llevaba de Siberia a Moscú el pasado 20 de agosto, lo que obligó a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk. Posteriormente, el 22 de agosto, fue trasladado a Berlín para recibir tratamiento. Desde que salió del hospital, el líder opositor de 44 años ha atribuido públicamente la culpa de su ataque al Presidente ruso Vladimir Putin. 

Por este motivo, durante una entrevista con el diario alemán Bild expresó: “Las sanciones contra todo el país no funcionan. Lo más importante es prohibir la estancia de aquellos que se benefician del régimen y congelar sus fondos. Los oligarcas y los funcionarios importantes, el círculo más cercano de Putin”. 

Si bien los médicos que lo atendieron en Omsk afirmaron que no se habían detectado sustancias venenosas en el cuerpo del Navalny cuando estaba bajo su cuidado, aquellos que lo asistieron en Alemania manifestaron desde un primer momento que mostraba signos de haber sido envenenado. El pasado 2 de septiembre aseguraron que se utilizó un agente químico nervioso del grupo Novichok. 

Recientemente, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) afirmó que en las muestras de sangre extraídas del político ruso confirmaron la presencia de biomarcadores del inhibidor de colinesterasa, sustancias que tienen "características estructurales similares a las de los productos químicos tóxicos" añadidos en noviembre del 2019 en un anexo de la Convención sobre armas químicas.