12 de diciembre de 2020

SE NORMALIZARÁN LAS RELACIONES DIPLOMÁTICAS ENTRE ISRAEL Y MARRUECOS

Marruecos e Israel reanudarán sus relaciones diplomáticas suspendidas en la década 2000, continuando, así, el período de acercamiento árabe – israelí.

“¡Otro avance HISTÓRICO hoy! Nuestros dos GRANDES amigos, Israel y el Reino de Marruecos, han acordado establecer relaciones diplomáticas plenas, ¡un avance enorme para la paz en el Medio Oriente!”, así anunciaba el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el acercamiento diplomático entre Marruecos e Israel. 

En pocos meses, se normalizaron las relaciones entre Israel y otros 3 países árabes: Emiratos Árabes Unidos, en agosto, Baréin, en septiembre y Sudán, en octubre.

Seguidamente, el mandatario estadounidense, expresó: “hoy he firmado una proclamación reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. ¡Una propuesta de autonomía seria, creíble y realista de Marruecos es la ÚNICA base para una solución justa y duradera para la paz perdurable y prosperidad!”. Además, agregó: “Marruecos reconoció a Estados Unidos en 1777. Por lo tanto, es apropiado que reconozcamos su soberanía sobre el Sáhara Occidental”. 

De acuerdo con la práctica establecida, Estados Unidos ha comunicado su decisión al Secretario General de la ONU y sus Estados miembros.

De esta manera, Estados Unidos como primera potencia mundial y con derecho del veto en el Consejo de seguridad, se convierte en el único país de occidente que reconoce abiertamente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Gran parte de dicho territorio es controlado por Marruecos desde la descolonización española en 1975, ya que Rabat, de común acuerdo, coloco la zona de amortiguamiento bajo la responsabilidad de las Naciones Unidas.

Al reconocerse la soberanía de Marruecos sobre la región del Sáhara por Washington y 19 países africanos y árabes con sus Consulados abiertos en las ciudades de Laayun y Dajla, se elimina la posibilidad de llevar a cabo un referéndum de autodeterminación y se opta por una solución política aceptada por las partes en conflicto (Resolución 2548 del Consejo de Seguridad).

Al respecto la Casa Blanca expresó: “Estados Unidos cree que un Estado saharaui independiente no es una opción realista para resolver el conflicto y que la auténtica autonomía bajo la soberanía marroquí es la única solución viable. Instamos a las partes a entablar conversaciones sin demora, utilizando el plan de autonomía de Marruecos como único marco para negociar una solución mutuamente aceptable”.

Mientras que el Polisario precisó: “La decisión de Trump no cambia en nada la naturaleza jurídica de la cuestión saharaui, ya que la comunidad internacional no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental (…) El pueblo saharaui continuará su legítima lucha para completar su soberanía por todos los medios y asumiendo los sacrificios que esto requiere”.

El Palacio Real de Marruecos emitió un comunicado informando sobre la conversación telefónica entre el Rey Mohamed VI y Donald Trump. Estados Unidos se comprometió a establecer un consulado en la ciudad saharaui de Dajla mientras que Marruecos aseguró que se retomaran las relaciones diplomáticas con Israel y se autorizaran vuelos directos de los miembros de la comunidad judía marroquí y de los turistas israelíes desde y hacia Marruecos. 

La diáspora judía marroquí es la más grande de todo el mundo árabe. Hay alrededor de un millón de judíos marroquíes que viven actualmente en Israel y que han mantenido estrechos vínculos con su país de origen y su monarca.

El Rey Mohamed VI manifestó, a su vez, que el acercamiento diplomático con Israel no modificará el compromiso permanente y sostenido de Marruecos en favor de la causa palestina”.

Marruecos e Israel habían mantenido oficinas de enlace en Tel Aviv y Rabat respectivamente en la década de 1990, antes de cerrarlas durante los 2000. 

Volver a noticias